Taller de entrenamiento para profesionales

Profesor: Claudio Tolcachir

 

Fecha de inicio

Desde el 9 de Enero al 27 de Marzo 2023

Lunes de 9:30 a 13:30hs
Lunes de 14:00 a 18:00 hs

Destinatarios

Actores profesionales, egresados de escuelas de actuacion con experiencia laboral

Profesor

Claudio Tolcachir

Objetivos generales

El taller propone un espacio de ejercitación para desarrollar la escucha y la imaginación enfocada en la comunicación escénica 

Compartir un espacio de ensayo y experimentación en donde cuerpo a cuerpo nos encontremos con los diferentes materiales sobre los que se va a trabajar para aplicar herramientas prácticas que nos ayuden a encontrar otros puntos de vista que estimulen las situaciones,el encuentro y la acción. La sutil, pero enorme diferencia entre actuar y accionar, entre estar y mostrar. Representar un pensamiento o una emoción o lograr un verdadero proceso de pensamiento que produzca una emoción genuina nacida en el aquí y ahora que nos propone la escena.

La idea es pensar un actor independiente, con propuestas propias, que tenga las estrategias para proponer y resolver las escenas y las armas necesarias para llevar a cabo sus ideas; así como la maleabilidad para incorporar las propuestas de la dirección y transformarlas en motores propios que enriquezcan su trabajo.

El enemigo mayor para un actor es la actuación, si esta se ubica por delante de la propia acción del personaje, apareciendo así (como simple representación), cuando la ocupación del actor se dispersa y no encuentra el foco que lo concentre en su objetivo.

Se pueden trabajar materiales dramáticos de todo tipo y factor (teatro clásico, contemporáneo, dramático, cómico, absurdo. Escenas de cine, adaptaciones literarias, radioteatro) lo importante es que se trate de materiales estimulantes y desafiantes para quien lo trae.

Concepto general

La sutil, pero enorme, diferencia entre actuar y accionar, entre estar y mostrar. Representar un pensamiento o una emoción o lograr un verdadero proceso de pensamiento que produzca una emoción genuina nacida en el aquí y ahora que nos propone la escena.

La idea es pensar un actor o una actriz independiente, con propuestas propias, que tenga las estrategias para proponer y resolver las escenas y las armas necesarias para llevar a cabo sus ideas; así como la maleabilidad para incorporar las propuestas de la dirección y transformarlas en motores propios que enriquezcan su trabajo.

El enemigo mayor para un actor o una actriz es la actuación, si esta se ubica por delante de la propia acción del personaje, apareciendo así (como simple representación), cuando la ocupación del actor/actriz se dispersa y no encuentra el foco que lo concentre en su objetivo.

El análisis del texto debe servirnos como un impulsor, más que como un panorama inabarcable que nos genera impotencia. Los personajes y sus distintas capas de verdad, contradicción, mentiras y transiciones pueden surgir de un análisis profundo pero práctico que nos rebele unidades definidas que en su totalidad conformen el mapa del personaje.

En relación a la acción necesitamos definir qué significado real tiene para nosotros esa palabra. Si acordamos que la ocupación esencial del personaje es la modificación (ya sea del otro o de sí mismo) por tanto ese es su objetivo, encontramos que la acción es un eje que nos organiza el pensamiento y la actuación.

La emoción surgirá del choque natural del objetivo del personaje con su oposición (conflicto) sumado a las circunstancias humanas que lo conforman, logrando así una emoción genuina y no forzada desde la actuación.